[...] El niño no estaba apartado de los adultos, como en la sociedad actual. Debían observar y copiar el comportamiento de los mayores y para ello aprender habilidades y acumular conocimientos.

Los padres transmitían ciertos principios de educación, como por ejemplo, elementos de la cosmovisión, comportamiento frente a Antiguo Egiptolos dioses, conductas morales y tradiciones.
A la edad adecuada recibían educación en un principio en el seno de la familia. Para las niñas no estaba prohibida la educación, pero iban a la escuela si las tareas propias de su género se lo permitía. Los niños recibían entrenamiento en la profesión de su padre. La educación formal del niño estaba en manos del padre, y la de la niña en la de la madre.

Los principios educacionales para los afortunados que concurrían a las escuelas se hallaban en antiguos tratados llamados "instrucciones".
Lo importante era inculcarles como tener éxito en la vida. Para ello, maat [que se traduce como "orden"] era central pues hablar, conducirse y actuar conforme a la misma era sumamente ventajoso.

Los púberes (alrededor de los 10 años) no elegían sus propias carreras, Herodoto y Diodoro explicitaron que en Egipto los oficios eran hereditarios. No se trata de un sistema rígido de herencia sino una costumbre de instruir al hijo en el oficio del padre.
En el caso de la élite, esto sucedía sólo con el consentimiento del rey. Los mismos oficios permanecían, pues, dentro de las mismas familias durante generaciones.
Un oficial no tomaba a su hijo como asistente, la sucesión era automática. El hijo era el sostén que esperaba tener el padre en su vejez.

Los egipcios veían a la educación como algo muy respetable, y de hecho cualquiera que pudiese costearse los estudios podía ingresar a la escuela, pues no había impedimento de condición social. Los reyes o altos funcionarios solían visitar con frecuencia las escuelas para inspeccionar y buscar entre los alumnos a los más talentosos, entonces éstos eran seleccionados y los privilegiaban concediéndoles el permiso de elegir el oficio que quisiesen.
En general, la administración era el lugar ambicionado porque allí se podía hacer carrera por mérito, ascender en los escalafones hasta llegar a los más altos, y estar cerca del rey, con los consecuentes beneficios [...].

Mas sobre este tema y la ética y moral en el antiguo Egipto puede leerse en este fascinante artículo realizado por Alejandra Cersósimo.

Fuente: Transoxiana, Notas preliminares para el estudio de los conceptos de ética y moral en el Antiguo Egipto ISSN 1660-7050

Related Posts with Thumbnails

Artículos relacionados

  1. Poema del Antiguo Egipto
    Mi corazón palpita a toda prisa, Cuando pienso en mi amor por ti; No me permite actuar con sensatez, Se sale de su lugar. No me permite ponerme un vestido,...
  2. Educación para Todos – Informe de Seguimiento en el Mundo 2009
    El Informe de Seguimiento de la EPT en el Mundo es una publicación independiente, cuya elaboración ha sido encargada por la UNESCO en nombre de la comunidad internacional. Es fruto...
  3. Educación para la energía: enseñar a los futuros consumidores de energía
    La intención principal del proyecto "La energía es nuestro futuro" es fomentar y favorecer la educación para la energía en los centros escolares, integrándola en los planes de estudios. Su...
  4. Mitchell kanashkevich
    La pasión de Mitchell Kanashkevich es capturar las culturas antiguas que están desapareciendo, y la condición humana, en situaciones desafiantes. La foto de abajo fue tomada en Rah y Mota:...
  5. Texto egipcio para ascender al cielo
    Texto de la pirámide del Faraón Pepi I (2184 a.C.), de la VI dinastía, que le abrían el paso en su ascensión al cielo: ¡Salve, Escalera del Dios! [...]. Álzate,...